Header

Header

miércoles, agosto 22, 2012


La inercia vuela entre los huesos.
Me doy tragos de estelas de estrellas
al filo de madrugadas que nunca acaban
en un alba que apenas desnuda sus colores.

La gravedad se vuelve un vicio al filo del cuchillo.
Me paro como mal equilibrista sobre un hilo de pescar sin peces
a la orilla de un mar solitario y frígido como foto
a la sombra de un antiguo castillo habitado de fantasmas.

La energía se electrifica a sí misma en un farol fundido.
Cierro los ojos y materializo un mantra con mi voz ronca
pidiendo en alguna lengua que no conoce la mía
la redención por un pecado que se pecó a sí mismo.

Al final el fin se rindió ante lo infinito.
Abro la caja y Pandora me guiña un ojo con sus tentadoras pestañas,
las letras corren del papel dejando una peste vacío y rocío
la física se haces abstracta ante un “deux” vibrante y silbante en la nada.

2 comentarios:

José Valle Valdés, Pichy dijo...

De muy buen decir, amigo. Abrazo

José Valle Valdés, Pichy dijo...

De muy buen decir, amigo. Abrazo